• AI:


    Hello human, I am a GPT powered AI chat bot. Ask me anything!


Gathering thoughts ...







Pregunta: “�Qui�n fue San Agust�n de Hipona en la historia de la Iglesia?”

Respuesta:

Top Readz Avatar


topreadz.com/Espanol



Pregunta: “�Qui�n fue San Agust�n de Hipona en la historia de la Iglesia?”

Respuesta:
San Agust�n fue un fil�sofo y te�logo que influy� profundamente en la teolog�a protestante y cat�lica. Naci� bajo el nombre de Agust�n Aurelio en el a�o 354, en Thagaste (en la actual Argelia), durante la ocupaci�n romana de esa regi�n. Hijo de madre cristiana y padre pagano, desarroll� un gran inter�s por la ret�rica y la filosof�a, y se fue de casa al final de su adolescencia para estudiar en Cartago. Aunque su infancia tuvo una fuerte influencia cristiana, Agust�n no sigui� las ense�anzas o pr�cticas cristianas, sino que llev� un estilo de vida hedonista. Durante su permanencia en Cartago, se relacion� con otros j�venes que se jactaban de sus haza�as sexuales, y �l mismo inici� una larga relaci�n con una mujer. A los 20 � 21 a�os, comenz� a ense�ar ret�rica, y a los 30 a�os era uno de los principales acad�micos del mundo latino, ense�ando ret�rica en la corte imperial de Mil�n, donde tuvo otra amante, tras dejar a la primera.

En Cartago, siendo todav�a un joven, Agust�n abandon� la iglesia cristiana para seguir la religi�n maniquea. El manique�smo era una forma sincr�tica de gnosticismo que ense�aba una visi�n dualista del bien y del mal. Se consideraba que la creaci�n era defectuosa y que estaba bajo las mismas influencias de la luz y las tinieblas. Durante su estancia en Cartago, Agust�n comenz� a alejarse de esta escuela de pensamiento, y la abandon� por completo durante su permanencia en Mil�n.

En Mil�n, a petici�n de su madre, M�nica, Agust�n se convirti� al cristianismo y se bautiz� en el a�o 387. Posteriormente, dej� su puesto de profesor y regres� a su Thagaste natal, donde se orden� sacerdote y se convirti� en un conocido predicador. Pocos a�os despu�s de su regreso, fue ordenado obispo de Hipona, en �frica. Llev� una vida principalmente mon�stica hasta su muerte en el a�o 430 d.C. a la edad de 76 a�os.

Agust�n fue un destacado escritor. Es m�s conocido por sus Confesiones, un relato personal de su vida, y Ciudad de Dios, escrito para animar a los cristianos tras el saqueo de Roma por los visigodos en el a�o 410. Sigue siendo uno de los pensadores m�s influyentes de la historia. Sus ideas sobre la memoria y la naturaleza del tiempo formaron el marco de nuestra comprensi�n moderna de esos conceptos, incluida la idea teol�gica de que Dios existe en la eternidad, fuera del tiempo.

Agust�n, que estuvo muy influenciado por las obras de Virgilio, Cicer�n y Arist�teles, tambi�n ejerci� su influencia en fil�sofos seculares, como Kierkegaard y Nietzsche. Asimismo, sus obras afectaron fuertemente a las ideolog�as de figuras eclesi�sticas como Tom�s de Aquino y Bernardo de Claraval. M�s adelante, l�deres de la Reforma como Mart�n Lutero y Juan Calvino se inspiraron en Agust�n. Muchos te�logos reformados modernos todav�a lo consideran un referente clave para sus propios escritos. Gran parte de la doctrina reformada, especialmente en relaci�n con la predestinaci�n, el pecado original, la esclavitud de la voluntad y la gracia eficaz, se ha atribuido a la obra de Agust�n.

Parad�jicamente, el catolicismo romano tambi�n ha recogido mucho de los escritos de Agust�n, hasta el punto de que a veces se le llama “el padre del catolicismo romano”. Sus contribuciones a la doctrina cat�lica incluyen la necesidad del bautismo infantil, la virginidad perpetua de Mar�a y la presencia real de Cristo en la Eucarist�a. Nunca fue oficialmente canonizado, pero muy pronto fue aceptado como santo por consenso. Se le considera el patr�n de los cerveceros, de los impresores, de los te�logos y de los enfermos de la vista. Los cat�licos celebran su fiesta el 28 de agosto.

Entre otros puntos de vista de gran influencia, Agust�n fue pionero en la idea de dos aspectos de la Iglesia: el visible y el invisible. Tambi�n propuso la doctrina de la guerra justa para defender a los inocentes y preservar la paz. Tanto para los protestantes como para los cat�licos, es imposible medir el efecto de Agust�n en la historia de la Iglesia.

©

Tagged in :

Top Readz Avatar

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Alexa Liv

1.5M Followers

Check out our new font generatorand level up your social bios. Need more? Head over to Glyphy for all the fancy fonts and cool symbols you could ever imagine.

Latest Posts

Categories