Pregunta: “�Qu� significa estar ausente del cuerpo?”

Respuesta:


topreadz.com/Espanol



Pregunta: “�Qu� significa estar ausente del cuerpo?”

Respuesta:
La frase “ausente del cuerpo” se encuentra en 2 Corintios 5:6-8. Pablo afirma que conf�a en su destino eterno y anhela el d�a en que pueda estar “ausente del cuerpo” y estar presente con el Se�or al que ama y sirve. Estar “ausente” del cuerpo significa sencillamente morir, porque, al morir, el esp�ritu se separa del cuerpo y pasa a su morada eterna, ya sea en el cielo con el Se�or o en el infierno, separado de Dios por la eternidad.

De la misma manera, los cristianos est�n siempre confiados, sabiendo que mientras estamos en el cuerpo estamos ausentes de la presencia de Dios. Pues andamos por fe, no por vista. Estamos confiados, s�, muy complacidos m�s bien de estar ausentes del cuerpo y de estar presentes con el Se�or. Cuando un creyente nacido de nuevo muere, su alma va inmediatamente a la presencia del Se�or. All�, el alma espera conscientemente la resurrecci�n del cuerpo. A la iglesia de Filipos Pablo escribi� desde una prisi�n romana:

“Porque para m� el vivir es Cristo, y el morir es ganancia. Mas si el vivir en la carne resulta para m� en beneficio de la obra, no s� entonces qu� escoger. Porque de ambas cosas estoy puesto en estrecho, teniendo deseo de partir y estar con Cristo, lo cual es much�simo mejor; pero quedar en la carne es m�s necesario por causa de vosotros” (Filipenses 1:21-24).

El deseo de Pablo en la vida era glorificar al Se�or Jesucristo. Si viv�a, podr�a seguir trabajando para el Se�or. Si se enfrentaba a la ejecuci�n, dejar�a esta vida y estar�a con Cristo. �l deseaba estar con su Salvador, pero si permanec�a en la tierra, pod�a continuar ministrando a otros.

Hay quienes creen en el sue�o del alma, es decir, que cuando una persona muere, su cuerpo y su alma duermen en la tumba, esperando la resurrecci�n. Pero si esto fuera cierto, �por qu� no querr�a Pablo vivir para ministrar el mayor tiempo posible, en lugar de dormir en una tumba? Y si fuera cierto que el cuerpo y el alma nunca se separan, ser�a imposible estar alguna vez ausente del cuerpo y presente con el Se�or.

Concluimos, entonces, que los creyentes que mueren est�n, de hecho, ausentes de sus cuerpos f�sicos y presentes con el Se�or en una dicha consciente esperando ese gran d�a de la resurrecci�n.

©

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Scroll to Top