• AI:


    Hello human, I am a GPT powered AI chat bot. Ask me anything!


Gathering thoughts ...







Pregunta: “�Qu� dice la Biblia sobre los hijos?”

Respuesta:

Top Readz Avatar


topreadz.com/Espanol



Pregunta: “�Qu� dice la Biblia sobre los hijos?”

Respuesta:
El t�rmino hijo en la Biblia se utiliza de varias maneras, pero siempre se refiere a una relaci�n o v�nculo. En hebreo, es ben (piensa en “Benjam�n”, que significa “hijo de mi mano derecha”), en arameo bar (“Sim�n Bar-Jonah” de Mateo 16:17), y en griego, auios. La mayor�a de las veces se utiliza para indicar un descendiente directo, ya sea un hijo o un nieto. No obstante, hijo tambi�n se utiliza como met�fora para reflejar una caracter�stica, profesi�n o ciudadan�a.

B�sicamente, un “hijo” en la Biblia es un descendiente masculino directo. La palabra no se limitaba a la primera generaci�n; cuando Pablo predicaba en Antioqu�a, denominaba a los jud�os presentes “hijos de la familia de Abraham”. Como ahora, la gente de aquella �poca utilizaba la palabra hijo para referirse a alguien m�s joven o de condici�n social inferior, como hizo el sacerdote El� con Samuel (1 Samuel 3:16) y Jes�s con el paral�tico (Mateo 9:2).

Sin embargo, el t�rmino hijo suele tener un significado m�s profundo que se entremezcla con la genealog�a. Cuando Jes�s dice de Zaqueo en Lucas 19:9: “Hoy ha venido la salvaci�n a esta casa; por cuanto �l tambi�n es hijo de Abraham”, Jes�s no s�lo quer�a decir que Zaqueo era jud�o, descendiente directo de Abraham. Quer�a decir que Zaqueo ten�a fe. G�latas 3:7 lo explica: “Sabed, por tanto, que los que son de fe, �stos son hijos de Abraham”: Zaqueo era un “hijo de Abraham” porque particip� en el Pacto de Abraham, que inclu�a la aceptaci�n de la bendici�n de Cristo. Y en Mateo 1:1, cuando se identifica a Jes�s como “hijo de David, hijo de Abraham”, los t�rminos no s�lo significan que Jes�s descend�a directamente de David y Abraham (lo cual era as�). En ambos casos, ser “hijo” significa seguir los pasos de alguien; emular las acciones de otro; continuar y, hasta cierto punto, cumplir la vida y el prop�sito del “padre”. Los creyentes somos “hijos de Abraham”, porque cumplimos la promesa que Dios le hizo a Abraham de que bendecir�a al mundo a trav�s de su descendencia (G�nesis 12:3). Jes�s es el “Hijo de David” porque es el cumplimiento de la promesa de Dios de que David siempre tendr�a un descendiente en el trono (2 Samuel 7:10-13). En estos casos, Abraham y David se convierten en algo m�s que personas o patriarcas; se convierten en la encarnaci�n de una idea – espec�ficamente, la obra de Dios en la humanidad -. Ser hijo es participar en el gran prop�sito de la vida de otro (Mateo 13:38; Lucas 6:35).

La palabra hijo tambi�n puede referirse al car�cter o la identidad de una persona. Un “hijo de Aar�n” era un sacerdote, un “hijo de Asaf” era un m�sico y compositor (2 Cr�nicas 35:14-15), y un “hijo de los profetas” era un profeta (2 Reyes 2:3). “Hijo de” tambi�n se usaba metaf�ricamente para identificar la naturaleza de una persona o un rasgo de su personalidad: A Jes�s se le llama “Hijo de Dios”, un t�tulo que comunica Su naturaleza divina (1 Juan 5:13); y los “hijos del trueno” – Santiago y Juan – eran conocidos por su personalidad algo extrovertida (Marcos 3:17). El t�rmino hijo pod�a referirse a la nacionalidad: un “hijo de Si�n” era un jud�o, un ciudadano de Israel o Jerusal�n. Hijo tambi�n indicaba religi�n: hijos de Quemos (N�meros 21:29) e hijos de Belial (Deuteronomio 13:13). Este es quiz�s el uso m�s nefasto de la palabra, ya que indica que los paganos segu�an el prop�sito de estos dioses-demonios.

As�, ser “hijo” es estar estrechamente relacionado y aliado con una persona, lugar o caracter�stica. Esto es cierto tambi�n para los hijos biol�gicos. G�nesis 5:3 identifica a Set como el hijo biol�gico de Ad�n, pero m�s a�n como un “hijo a su semejanza, seg�n su imagen”. Cuando Rebeca e Isaac tuvieron gemelos, Isaac se identific� m�s con Esa�, mientras que Rebeca amaba a Jacob (G�nesis 25:27-28). Ser hijo en el Israel de la �poca de Jes�s era ser una extensi�n y un representante de los padres, especialmente del padre (Marcos 12:6).

Los consejos que se dan a los padres sobre los hijos son universales tambi�n para las hijas:

– Ense�arles sobre Dios (Deuteronomio 11:18-19)

– Ens��ales a utilizar correctamente sus talentos y dones (Proverbios 22:6)

– No los frustres hasta el punto de que se vuelvan irrespetuosos (Efesios 6:4)

– Disciplinarlos adecuadamente (Proverbios 19:18)

– Provee para sus necesidades (Mateo 7:9)

– Perdonarles (Lucas 15:24)

– Comprender que son una bendici�n (Salmo 127:3-5)

Lo m�s importante que los padres pueden hacer por sus hijos es llevarlos a ser hijos de Dios. En �ltima instancia, nuestros hijos no son de nuestra propiedad. Romanos 8:14 explica cu�l debe ser nuestro objetivo final como padres: “Porque todos los que son guiados por el Esp�ritu de Dios, �stos son hijos de Dios”. Un hijo puede heredar nuestros ojos, nuestra estatura o nuestro gusto por la vida al aire libre, pero lo m�s grande que puede heredar es nuestra fe y nuestra condici�n de hijos de Dios: “Y por cuanto sois hijos, Dios envi� a vuestros corazones el Esp�ritu de su Hijo, el cual clama: �Abba, Padre!” (G�latas 4:6). Cuando nacen de nuevo, se convierten en algo m�s que nuestros hijos: se convierten en nuestros hermanos (Romanos 8:16-17).

©

Tagged in :

Top Readz Avatar

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Alexa Liv

1.5M Followers

Check out our new font generatorand level up your social bios. Need more? Head over to Glyphy for all the fancy fonts and cool symbols you could ever imagine.

Latest Posts

Categories