• AI:


    Hello human, I am a GPT powered AI chat bot. Ask me anything!


Gathering thoughts ...







Pregunta: “�Qu� dice la Biblia sobre la violaci�n conyugal?”

Respuesta:

Top Readz Avatar


topreadz.com/Espanol



Pregunta: “�Qu� dice la Biblia sobre la violaci�n conyugal?”

Respuesta:
La violaci�n conyugal o marital es una forma de violencia dom�stica y abuso sexual. En la violaci�n conyugal, se obliga a un c�nyuge a mantener relaciones sexuales con el otro. Aunque la Biblia no menciona espec�ficamente la violaci�n conyugal, tiene mucho que decir sobre la relaci�n marido-esposa y su representaci�n de Cristo y la iglesia (Efesios 5:32).

En primer lugar, la violaci�n no tiene que ver con el sexo. De hecho, el sexo tiene poco que ver con ella. El sexo se convierte en el arma, es decir, el veh�culo para lograr el resultado deseado, que es aplastar, dominar, avergonzar y humillar a otra persona. Todas las relaciones sexuales no consentidas son violaciones, ya sea dentro de un matrimonio o de cualquier otra relaci�n. La mayor�a de las veces, la violaci�n conyugal ocurre dentro de una relaci�n f�sicamente abusiva.

Algunas personas creen que una esposa debe estar de acuerdo con las relaciones sexuales con su marido en cualquier momento y que ella no tiene nada que decir al respecto. Con frecuencia utilizan mal 1 Corintios 7:3-5 para sustentar el punto de vista equivocado de que una esposa nunca puede decirle a su marido que quisiera postergar las relaciones sexuales por un tiempo. Algunos hombres creen que el esposo tiene el derecho que Dios le ha dado para simplemente “tomarlo”, a pesar de las objeciones de su esposa. Por supuesto, “tomarlo” sin el consentimiento de ella es una violaci�n conyugal, y Dios nunca aprueba la violaci�n. A decir verdad, la expresi�n sexual fue dise�ada por Dios para ser un acto de amor dentro del matrimonio, y la violencia o la coerci�n nunca deben formar parte de �l. Las relaciones sexuales forzadas no son amor, sino todo lo contrario. La Biblia es clara: “Maridos, amad a vuestras mujeres, y no se�is �speros con ellas” (Colosenses 3:19).

Lamentablemente, a veces se aconseja a las v�ctimas de violaci�n conyugal para que “aguanten”. Muy a menudo, estas mujeres escuchan que deben estar agradecidas de que el violador sea un buen padre o un buen proveedor o algo similar, y que su obligaci�n es “someterse” en la alcoba. Sin embargo, esa forma de pensar puede promover sin querer la violaci�n y un concepto no b�blico del sexo. El sexo debe ser m�s que un “deber”, y la “sumisi�n” en la alcoba no puede considerarse el complemento de la coacci�n.

Est� claro en la Biblia que la mutualidad es lo que debe reinar en la habitaci�n. Seg�n 1 Corintios 7:1-5, el marido debe brindar satisfacci�n sexual a su mujer, y la mujer por su parte debe brindar satisfacci�n sexual a su marido. Una esposa no tiene autoridad sobre su propio cuerpo, y un marido no tiene autoridad sobre su propio cuerpo. Se pertenecen mutuamente. �Significa esto que un marido puede forzar a su mujer cuando lo desee? Claro que no. Lo que el pasaje ense�a es que cada uno de los c�nyuges debe someterse de forma voluntaria, libre y amorosa al otro. El pasaje tiene que ver con dar satisfacci�n, no con exigirla. El enfoque es complacer al c�nyuge. No se trata de ego�smo. Tomar por la fuerza lo que no se ha ofrecido est� mal y claramente va en contra de los mandatos b�blicos sobre el amor y el matrimonio.

Si alguien ha tenido contacto sexual contigo sin tu consentimiento, busca ayuda. Si en estos momentos est�s en peligro de que te obliguen a mantener relaciones sexuales, o si las relaciones sexuales no consentidas son un patr�n establecido entre t� y otra persona, llama a la polic�a y sal de la situaci�n tan pronto como te resulte seguro hacerlo. No hay absolutamente nada de malo en llamar a la polic�a para denunciar a un c�nyuge o pareja: la violaci�n es ilegal e inmoral, y ha de ser manejada por las fuerzas del orden. Si necesitas ayuda para saber qu� hacer en tu situaci�n espec�fica, RAINN (Por sus siglas en ingl�s), la Red Nacional contra la Violaci�n, el Abuso y el Incesto, siempre est� disponible en l�nea (tienen una opci�n de chat privado) o por tel�fono en el 1-800-656-4673.

Si no est�s en Estados Unidos, aqu� puedes acceder a un listado de recursos internacionales para v�ctimas de agresiones y violaciones: https://rainn.org/get-help/sexual-assault-and-rape-international-resources

A las v�ctimas de violaci�n conyugal, la Palabra de Dios brinda cuidado y compasi�n. Con frecuencia, la Biblia habla de la ayuda de Dios a los necesitados y vulnerables. Jes�s hace una invitaci�n a las v�ctimas de delitos y a otros portadores de cargas para que se acerquen a �l y encuentren consuelo: “Jes�s dijo: ‘Venid a m� todos los que est�is trabajados y cargados, y yo os har� descansar’” (Mateo 11:28).

A los que han cometido una violaci�n conyugal, primero, arrepi�ntanse de su pecado delante de Dios. Segundo, busquen el perd�n de su c�nyuge por el gran mal que han hecho. Tercero, busquen un consejero piadoso que pueda guiarlos hacia una visi�n b�blica del matrimonio y el sexo. Ustedes necesitan la gracia de Dios, y, afortunadamente, Dios est� dispuesto a extenderla (1 Juan 1:9).

©

Tagged in :

Top Readz Avatar

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Alexa Liv

1.5M Followers

Check out our new font generatorand level up your social bios. Need more? Head over to Glyphy for all the fancy fonts and cool symbols you could ever imagine.

Latest Posts

Categories