• AI:


    Hello human, I am a GPT powered AI chat bot. Ask me anything!


Gathering thoughts ...







Pregunta: “�Ense�a 1 Pedro 3:21 que el bautismo es necesario para la salvaci�n?”

Respuesta:

Top Readz Avatar


topreadz.com/Espanol



Pregunta: “�Ense�a 1 Pedro 3:21 que el bautismo es necesario para la salvaci�n?”

Respuesta:
Como con cualquier verso o pasaje aislado, discernimos lo que ense�a, primeramente filtr�ndolo a trav�s de lo que ya conocemos que ense�a el resto de la Biblia sobre el tema a tratar. En el caso del bautismo y la salvaci�n, la Biblia es clara en que la salvaci�n es por gracia, a trav�s de la fe en Jesucristo, no por obras de ninguna clase, incluyendo el bautismo (Efesios 2:8-9). Por tanto, cualquier interpretaci�n que llegue a la conclusi�n de que el bautismo, o cualquier otra acci�n, son necesarios para la salvaci�n, es una interpretaci�n falsa. Para m�s informaci�n, favor de leer nuestra p�gina web sobre “�Es la salvaci�n por fe solamente, o por fe m�s obras?”

Aquellos que creen que el bautismo es requisito para la salvaci�n, son prontos para se�alar 1 Pedro 3:21 como �prueba textual,� porque dice, �El bautismo que corresponde a esto ahora nos salva.� �Realmente estaba diciendo Pedro que el acto de ser bautizado es lo que nos salva? Si as� lo hiciera, estar�a contradiciendo muchos otros pasajes de la Escritura, que claramente muestran a gente siendo salvada (como se evidenci� al haber recibido el Esp�ritu Santo) antes de ser bautizados, o sin haber sido bautizados del todo (como el ladr�n en la cruz en Lucas 23:39-43). Un buen ejemplo de alguien que fue salvo antes de ser bautizado es Cornelio y su casa en Hechos 10. Sabemos que ellos fueron salvos antes de ser bautizados, porque ya hab�an recibido el Esp�ritu Santo como evidencia de su salvaci�n (Romanos 8:9; Efesios 1:13; 1 Juan 3:24). La evidencia de su salvaci�n fue la raz�n por la que Pedro les permiti� que fueran bautizados. Incontables pasajes de la Escritura ense�an claramente que la salvaci�n se efect�a cuando uno cree en el Evangelio, momento en el cual �l o ella es sellado. �En �l (Cristo) tambi�n vosotros, habiendo o�do la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvaci�n, y habiendo cre�do en �l, fuisteis sellados con el Esp�ritu Santo de la promesa.� (Efesios 1:13).

Aunque afortunadamente, no tenemos que adivinar lo que Pedro quer�a decir en este verso, porque �l lo aclara para nosotros con la frase �no quitando las inmundicias de la carne, sino como la aspiraci�n de una buena conciencia hacia Dios.� Aunque Pedro est� conectando el bautismo con la salvaci�n, no es el acto de ser bautizado al que se est� refiriendo (no quitando las inmundicias de la carne). El ser sumergido en el agua, no hace nada m�s que limpiar la suciedad. A lo que Pedro se est� refiriendo es a lo que representa el bautismo, que es lo que nos salva (una aspiraci�n de buena conciencia hacia Dios, a trav�s de la resurrecci�n de Jesucristo.) En otras palabras, Pedro simplemente est� conectando el bautismo con la fe. La parte de mojarse no es lo que salva; m�s bien es �la aspiraci�n de una buena conciencia hacia Dios,� lo cual es representado por el bautismo, lo que nos salva. La aspiraci�n hacia Dios siempre viene primero. Primero viene el creer y arrepentirse, luego el bautismo para identificarse p�blicamente con Cristo.

Una excelente explicaci�n de este pasaje, es expuesta por el Dr. Kenneth Wuest, autor de Word Studies in the Greek New Testament (Estudio de Palabras en el Nuevo Testamento Griego). �Es claro que lo que est� en la mente del ap�stol es el bautismo en agua, no el bautismo por el Esp�ritu Santo, porque �l habla de las aguas del diluvio que salvaron o guardaron a los que estaban dentro del arca, y en este verso, del bautismo que salva a los creyentes. Pero �l dice que los salva solo como contraparte. Es decir, el bautismo en agua es la contraparte de la realidad de la salvaci�n. Solo puede salvar como contraparte, no en realidad en s� mismo. Los sacrificios en el Antiguo Testamento, fueron contrapartes de la realidad, el Se�or Jesucristo. �stos realmente no salvaron al creyente, solo simb�licamente. No hay discusi�n aqu� de que estos sacrificios son an�logos al bautismo cristiano en agua. El autor simplemente est� us�ndolos como una ilustraci�n del uso de la palabra �contraparte.�

�As� que el bautismo en agua solo salva al creyente simb�licamente. El jud�o del Antiguo Testamento era salvado antes de llevar la ofrenda. Esa ofrenda era solo un testimonio externo de que �l estaba poniendo su fe en el Cordero de Dios, del cual este sacrificio era un s�mbolo� El bautismo en agua es el testimonio externo de la fe interior del creyente. La persona es salva en el momento en que pone su fe en el Se�or Jes�s. El bautismo en agua es el testimonio visible de su fe y la salvaci�n que le fue dada en respuesta a esa fe. Pedro es cuidadoso de informar a sus lectores que �l no est� ense�ando la regeneraci�n bautismal, esto es, que una persona que se somete al bautismo es regenerada, porque �l dice, �no quitando las inmundicias de la carne.� El bautismo, explica Pedro, no lava la suciedad de la carne, ya sea en sentido literal, como un ba�o para el cuerpo, o en sentido metaf�rico, como una limpieza del alma. Ninguna ceremonia afecta realmente la conciencia. Sino que �l define a lo que se refiere por salvaci�n, en las palabras �la aspiraci�n de una buena conciencia hacia Dios,� y explica c�mo esto es realizado, es decir, �por la resurrecci�n de Jesucristo,� en la que el creyente pecador es identificado con �l en esa resurrecci�n.�

Parte de la confusi�n con este pasaje, viene del hecho que, en muchas maneras, el prop�sito del bautismo como una declaraci�n p�blica de la fe de uno en Cristo y la identificaci�n con �l, ha sido reemplazada por �tomar una decisi�n por Cristo� o �diciendo la oraci�n del pecador.� El bautismo ha sido relegado a algo que es hecho posteriormente. Sin embargo para Pedro, o cualquier otro cristiano del primer siglo, la idea de que una persona confesara a Cristo como su Salvador y no fuera bautizada tan pronto como fuera posible, habr�a sido inaudita. Por tanto, no es sorprendente que Pedro hubiera visto el bautismo tan estrechamente conectado con la salvaci�n. Sin embargo, Pedro aclara en este verso, que no es el ritual en s� mismo lo que salva, sino el hecho de que estamos unidos con Cristo en Su resurrecci�n a trav�s de la fe, �la aspiraci�n de una buena conciencia hacia Dios, por la resurrecci�n de Jesucristo.� (1 Pedro 3:21).

Por tanto, el bautismo que Pedro dice que nos salva, es aquel que es precedido por la fe en el sacrificio propiciatorio de Cristo, que justifica al pecador imp�o (Romanos 3:25-26; 4:5). El bautismo es la se�al exterior de lo que Dios ha hecho �por el lavamiento de la regeneraci�n y por la renovaci�n en el Esp�ritu Santo.� (Tito 3:5).

©

Tagged in :

Top Readz Avatar

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Alexa Liv

1.5M Followers

Check out our new font generatorand level up your social bios. Need more? Head over to Glyphy for all the fancy fonts and cool symbols you could ever imagine.

Latest Posts

Categories