• AI:


    Hello human, I am a GPT powered AI chat bot. Ask me anything!


Gathering thoughts ...







Pregunta: “�C�mo puedo controlar los impulsos pecaminosos?”

Respuesta:

Top Readz Avatar


topreadz.com/Espanol



Pregunta: “�C�mo puedo controlar los impulsos pecaminosos?”

Respuesta:
Controlar los impulsos nunca es f�cil. Todos luchamos por superar los impulsos pecaminosos. Santiago dice: “Cada uno es tentado, cuando de su propia concupiscencia es atra�do y seducido” (Santiago 1:14). Parte de la condici�n humana es sentir impulsos, y parte de la vida cristiana es controlarlos.

Controlar los impulsos ha sido una lucha para nosotros desde la ca�da. Eva vio que el fruto era “agradable” (G�nesis 3:6), y eligi� comerlo en vez de controlar sus impulsos. Hoy en d�a, seguimos luchando. A menudo, los impulsos parecen tan fuertes y superan todos los prejuicios, los acuerdos y el sentido com�n. Sentimos que ceder es nuestra �nica opci�n. Tenemos impulsos de hacer compras fr�volas, de comer en exceso, de tener relaciones sexuales il�citas y de hacer muchas otras cosas que sabemos que no debemos hacer.

Parece que Sans�n ten�a bastantes problemas para controlar sus impulsos. �l es la ilustraci�n perfecta del proverbio: “Como ciudad derribada y sin muro es el hombre cuyo esp�ritu no tiene rienda” (Proverbios 25:28). Sans�n vio a una mujer filistea con la que quer�a casarse, y se cas� con ella, a pesar de las objeciones de sus padres (Jueces 14:1-2); el matrimonio dur� una semana. Encontr� miel y la comi�, aunque en el proceso tuvo que romper un voto y contaminarse ceremonialmente (Jueces 14:8-9). Y, por supuesto, nunca pudo decir “no” a Dalila (Jueces 16). Ir�nicamente, Sans�n es m�s conocido por su gran fuerza f�sica. Esto demuestra que la carne no es un aliado en la batalla contra la carne. Es una batalla espiritual que hay que ganar espiritualmente.

Segunda Corintios 5:17 dice: “De modo que si alguno est� en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aqu� todas son hechas nuevas”. Como creyentes, somos nuevos. Ya no estamos atados a nuestra naturaleza pecaminosa (Romanos 6:17-18), sino que estamos en proceso de santificaci�n. La llegada de lo nuevo generalmente toma tiempo y disciplina. Incluso los creyentes maduros luchan con el control de los impulsos (Romanos 7:18-25), aunque la Biblia brinda una gran esperanza de que podamos vencer.

Gloria al Se�or, el Esp�ritu produce autocontrol en aquellos que se someten a �l (G�latas 5:23). Hemos recibido el esp�ritu de dominio propio (2 Timoteo 1:7). Primera de Pedro 1:13 y 15 nos exhorta a “Por tanto, ce�id los lomos de vuestro entendimiento, sed sobrios, y esperad por completo en la gracia que se os traer� cuando Jesucristo sea manifestado. . . . sino, como aquel que os llam� es santo, sed tambi�n vosotros santos en toda vuestra manera de vivir”. Nuestro autocontrol no es un simple ejercicio de voluntad; debemos confiar en la gracia de Jes�s. Sabiendo que hemos sido llamados por Dios, trabajamos para controlar nuestros impulsos desde un fundamento de amor a Dios.

Tambi�n actuamos desde una base de verdad. Cuando conocemos la verdad, es m�s f�cil descartar los impulsos que buscan llevarnos a la falsedad (Juan 8:32). Puesto que tenemos la mente de Cristo (1 Corintios 2:16), cada vez que un impulso pecaminoso llega a nuestra mente, podemos reconocer que no es de �l y descartarlo inmediatamente. El impulso viene de la naturaleza pecaminosa, a la cual ya no somos esclavos (ver Romanos 6). Podemos actuar de acuerdo con 2 Corintios 10:5 y llevar nuestros pensamientos cautivos. Cuando conocemos la verdad -que hemos sido declarados santos (Romanos 5:1-2), que tenemos la mente de Cristo y que tenemos el poder del Esp�ritu Santo- somos capaces para desafiar nuestros pensamientos y elegir nuestras acciones.

La Biblia nos llama “vencedores” por la fe (1 Juan 5:4). No estamos a merced de nuestros impulsos. Podemos controlarlos mediante el poder de Dios en nosotros (Efesios 3:20). A medida que aprendemos a decir “no” a nuestros impulsos pecaminosos, podemos experimentar dolor y una sensaci�n de privaci�n, pero confiamos en la promesa de Hebreos 12:11 de que finalmente cosecharemos “fruto apacible de justicia”.

En la lucha por controlar los impulsos, muchas personas encuentran beneficios en las personas a las que rinden cuentas o en los consejeros. A veces, el control de los impulsos se hace m�s dif�cil debido a la ansiedad que hay detr�s o a alg�n tipo de anormalidad cerebral. Superar un impulso implica tanto conocer la verdad de Dios como utilizar las herramientas funcionales para modificar el comportamiento. Independientemente de los m�todos exactos que empleemos para controlar nuestros impulsos, podemos decir con Pablo: “prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jes�s” (Filipenses 3:14).

©

Tagged in :

Top Readz Avatar

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Alexa Liv

1.5M Followers

Check out our new font generatorand level up your social bios. Need more? Head over to Glyphy for all the fancy fonts and cool symbols you could ever imagine.

Latest Posts

Categories