• AI:


    Hello human, I am a GPT powered AI chat bot. Ask me anything!


Gathering thoughts ...







Evangelio de Juan

Top Readz Avatar


topreadz.com/Espanol


Evangelio de Juan

Autor: Juan 21:20-24 describe al autor como �el disc�pulo a quien amaba Jes�s,� y por razones tanto hist�ricas como internas, se entiende que es Juan el Ap�stol, uno de los hijos de Zebedeo (Lucas 5:10).

Fecha de su Escritura: Del descubrimiento de ciertos fragmentos de papiros fechados alrededor del 135 d.C., se deduce que el libro tuvo que haber sido escrito, copiado y haber circulado antes de esa fecha. Y mientras que algunos piensan que fue escrito antes de la destrucci�n de Jerusal�n (70 d.C), es m�s aceptada la fecha de su escritura entre el 85-90 d.C.

Prop�sito de la Escritura: Juan 20:31 cita el prop�sito de la siguiente manera: �Pero �stas se han escrito para que cre�is que Jes�s es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que creyendo, teng�is vida en su nombre�. A diferencia de los tres Evangelios sin�pticos, el prop�sito de Juan no era presentar una narrativa cronol�gica de la vida de Cristo, sino manifestar Su deidad. Juan no solo estaba buscando fortalecer la fe de la segunda generaci�n de creyentes, sino que tambi�n buscaba corregir una falsa ense�anza que se estaba difundiendo. Juan enfatizaba que Jesucristo era �el Hijo de Dios�, totalmente Dios y totalmente hombre, contrario a la falsa doctrina que ve�a al �Esp�ritu-Cristo� viniendo sobre el Jes�s humano en Su bautismo, y abandon�ndolo en la crucifixi�n.

Vers�culos Clave: Juan 1:1,14, �En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios… Y aquel Verbo fue hecho carne, y habit� entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unig�nito del Padre), lleno de gracia y de verdad�.

Juan 1:29, �El siguiente d�a vio Juan a Jes�s que ven�a a �l, y dijo: He aqu� el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo�.

Juan 3:16, �Porque de tal manera am� Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unig�nito, para que todo aquel que en �l cree, no se pierda, mas tenga vida eterna�.

Juan 6:29, �Respondi� Jes�s y les dijo: Esta es la obra de Dios, que cre�is en el que �l ha enviado�.

Juan 10:10, �El ladr�n no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia�.

Juan 10:28, �Y yo les doy vida eterna; y no perecer�n jam�s, ni nadie las arrebatar� de mi mano�.

Juan 11:25-26, �Le dijo Jes�s: Yo soy la resurrecci�n y la vida; el que cree en m�, aunque est� muerto, vivir�. Y todo aquel que vive y cree en m�, no morir� eternamente. �Crees esto?�.

Juan 13:35, �En esto conocer�n todos que sois mis disc�pulos, si tuviereis amor los unos con los otros�.

Juan 14:6, �Jes�s le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por m�.

Juan 14:9, �Jes�s le dijo: �Tanto tiempo hace que estoy con vosotros, y no me has conocido, Felipe? El que me ha visto a m�, ha visto al Padre; �c�mo, pues, dices t�: Mu�stranos el Padre?�.

Juan 17:17, �Santif�calos en tu verdad; tu palabra es verdad�.

Juan 19:30, �Cuando Jes�s hubo tomado el vinagre, dijo: Consumado es. Y habiendo inclinado la cabeza, entreg� el esp�ritu�.

Juan 20:29, �Jes�s le dijo: Porque me has visto, Tom�s, cre�ste; bienaventurados los que no vieron, y creyeron�.

Breve Resumen: El Evangelio de Juan selecciona solo siete milagros como se�ales para demostrar la deidad de Cristo e ilustrar Su ministerio. Algunas de estas se�ales y narraciones solo se encuentran en Juan. El suyo es el m�s teol�gico de los cuatro Evangelios y con frecuencia da la raz�n tras los eventos mencionados en los otros Evangelios. �l comparte mucho acerca de la proximidad del ministerio del Esp�ritu Santo despu�s de la ascensi�n de Cristo. Hay ciertas palabras o frases que Juan usa frecuentemente que muestran los repetitivos temas de su Evangelio: creer, atestiguar, Consolador, vida � muerte, luz � tinieblas, Yo soy… (como el �Yo Soy� que es Jes�s), y amor.

El Evangelio de Juan presenta a Cristo, no desde Su nacimiento, sino desde �el principio� como �el Verbo� (Logos) quien, como Deidad, est� involucrado en cada aspecto de la creaci�n (1:1-3) y quien m�s tarde se hizo carne (1:14) a fin de poder quitar nuestros pecados, como el Cordero de Dios sin mancha (Juan 1:29). Juan elige las conversaciones espirituales que muestran que Jes�s es el Mes�as (4:26) y para explicar c�mo es uno salvado por Su muerte vicaria en la cruz (3:14-16). Jes�s irrita repetidamente a los l�deres jud�os al corregirlos (2:13-16) – al sanar el S�bado, y al adjudicarse caracter�sticas pertenecientes a Dios (5:18; 8:56-59; 9:6, 16; 10:33). Jes�s prepara a Sus disc�pulos ante la proximidad de Su muerte y para el ministerio que llevar�n a cabo despu�s de Su resurrecci�n y ascensi�n (Juan 14-17). Entonces �l muere voluntariamente en la cruz, tomando nuestro lugar (10:15-18), pagando totalmente nuestra deuda por el pecado (19:30) para que todo el que conf�e en �l como su Salvador del pecado, sea salvo (Juan 3:14-16). �l entonces resucita de los muertos, convenciendo hasta al m�s esc�ptico de Sus disc�pulos, de que �l es Dios y Se�or (20:24-29).

Conexiones: La imagen que Juan expone de Jes�s como el Dios del Antiguo Testamento, se aprecia m�s enf�ticamente en los siete �Yo Soy� de las declaraciones de Jes�s. �l es el �Pan de vida� (Juan 6:35), proporcionado por Dios para alimentar las almas de Su pueblo, as� como �l provey� el man� del cielo para alimentar a los israelitas en el desierto (�xodo 16:11-36). Jes�s es la �Luz del mundo� (Juan 8:12), la misma Luz que Dios prometi� a Su pueblo en el Antiguo Testamento (Isa�as 30:26, 60:19-22), y la cual llegar� a su culminaci�n en la Nueva Jerusal�n, cuando Cristo, el Cordero, sea su Luz (Apocalipsis 21:23). Dos de las declaraciones del �Yo Soy,� se refieren a Jes�s, como el �Buen Pastor� y la �Puerta de las ovejas�. Aqu� vemos claras referencias de Jes�s como el Dios del Antiguo Testamento, el Pastor de Israel (Salmos 23:1; 80:1; Jerem�as 31:10; Ezequiel 34:23) y, como la �nica Puerta dentro del redil, el �nico camino para la salvaci�n.

Los jud�os cre�an en la resurrecci�n y, de hecho, usaban la doctrina para tratar de enga�ar a Jes�s para hacer declaraciones que pudieran usar en Su contra. Pero Su declaraci�n en la tumba de L�zaro �Yo soy la resurrecci�n y la vida� (Juan 11:25) debe haberlos escandalizado. �l estaba declarando ser la causa de la resurrecci�n y el poseedor del poder sobre la vida y la muerte. Nadie m�s que Dios Mismo podr�a pretender tal cosa. Del mismo modo, Su declaraci�n de ser �el camino, la verdad y la vida� (Juan 14:6) lo relacionaba indiscutiblemente con el Antiguo Testamento. �l es el �Camino de Santidad� profetizado en Isa�as 35:8; �l estableci� la �Ciudad de la Verdad� de Zacar�as 8:3 cuando �l, quien es la �verdad� misma, estaba en Jerusal�n y las verdades del Evangelio fueron predicadas ah� por �l y Sus ap�stoles; y como �la Vida,� �l afirma Su deidad, el Creador de la vida, Dios encarnado (Juan 1:1-3). Finalmente, como la �Vid verdadera� (Juan 15:1, 5) Jes�s se identifica a S� Mismo con la naci�n de Israel, quien es llamada la vi�a del Se�or en muchos pasajes del Antiguo Testamento. Como la vid Verdadera del vi�edo de Israel, �l se presenta a S� Mismo como el Se�or del �Israel verdadero� �todos aquellos que vinieran a �l en fe, porque �… no todos los que descienden de Israel son israelitas� (Romanos 9:6).

Aplicaci�n Pr�ctica: El Evangelio de Juan contin�a cumpliendo su prop�sito de contener mucha informaci�n valiosa para el evangelismo (Juan 3:16 es tal vez el vers�culo m�s conocido, a�n si no es entendido apropiadamente por muchos), y con frecuencia utilizado en estudios b�blicos. En los encuentros registrados entre Jes�s y Nicodemo, y la mujer Samaritana en el pozo (cap�tulos 3-4), podemos aprender mucho del modelo del evangelismo personal de Jes�s. Sus palabras de consuelo a Sus disc�pulos antes de Su muerte (14:1-6,16, 16:33) a�n son de gran consuelo en las ocasiones cuando la muerte reclama a nuestros seres amados en Cristo, como lo es Su �oraci�n como sumo sacerdote� por los creyentes en el cap�tulo 17. Las ense�anzas de Juan concernientes a la deidad de Cristo (1:1-3,14; 5:22-23; 8:58; 14:8-9; 20:28, etc.) son muy �tiles en la lucha contra las falsas ense�anzas de algunos de los cultos que ven a Jes�s como menor a la plenitud de Dios.

©

Tagged in :

Top Readz Avatar

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Alexa Liv

1.5M Followers

Check out our new font generatorand level up your social bios. Need more? Head over to Glyphy for all the fancy fonts and cool symbols you could ever imagine.

Latest Posts

Categories